Mindfulness

Mindfulness

Frente al constante bombardeo de estímulos y diversos tipos de información, que recibimos día a día, puede parecernos un desafío poner nuestra atención en calmar nuestra mente. Gracias a la práctica de Mindfulness, es posible conseguirlo. ¿Has experimentado momentos agobiantes por sentirte desgastado a nivel mental? Si bien nuestro cerebro tiene la capacidad de procesar mucha información, es inevitable que dentro de tanto contenido, se cuelen elementos que interrumpan tu concentración como: el ruido del tráfico, distintas voces, sirenas de vehículos que te alertan, entre otros.

Además, nosotros mismos podemos invadir nuestra mente de una sucesión repetitiva de pensamientos. Hay veces en las que estamos tan inmersos en nuestro mundo interior que nos desconectamos por completo de la realidad. Si no sabemos controlar nuestra mente, podemos experimentar incluso ciertos malestares como dolores de cabeza y cierta dificultad para conciliar el sueño. ¿Te ha sucedido algo parecido?

Podemos ver que se ha normalizado vivir con constantes preocupaciones. Si quieres profundizar sobre este tema, te recomendamos leer: Cómo controlar tus preocupaciones.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels.

Es una técnica de meditación. Al contrario de una mente llena, hablamos de una mente plena, es decir un estado en el que reconectamos con nuestro momento presente dentro de la realidad. Dentro del Mindfulness, la técnica de la respiración consciente es indispensable. ¿Por qué? Porque cuando queremos acallar todo ese ruido que hay en nuestra mente, requerimos mover nuestra atención a nuestro cuerpo: a ese “inhalar” y “exhalar” durante varios minutos.

¿Lo has practicado? Te invitamos a que dediques un momento de tu día, te recomendamos que contemples unos minutos en ese tiempo antes de empezar a poner foco en tus actividades, para adoptar una posición cómoda en un espacio tranquilo de tu casa, sin distracciones. Puesto que somos energía, es necesario recordar que con el Mindfulness podremos impulsar que nuestra energía fluya mejor por nuestro cuerpo. Una posición muy recomendable es al estar sentado en una silla, con la espalda recta y piernas juntas, verifica que tus plantas de los pies estén tocando el suelo. Así, aquella energía que deseches durante la práctica, puede volver a la Tierra, en vez de mantenerse dentro de ti.

Respira de manera consciente

Te animamos a que cierres tus ojos una vez que estás en una posición cómoda. Puedes empezar a enfocar tu atención en tu respiración al visualizar en tu mente ese movimiento que comienza a hacer tu abdomen. Siente cómo contraes y sueltas tu abdomen al enviar el aire que inhalas a tu abdomen y al expulsarlo por la boca. Oxigénate. Mantén un ritmo lento y constante durante varios minutos. Si no estás acostumbrado a hacer esta práctica consciente, al inicio puedes encontrar dificultades para soltar todo ese ruido que hay en tu mente, no te desesperes, confía en ti y deja que fluya cada vez mejor.

El valor de la visualización en Mindfulness

Tal vez ya has escuchado de la importancia que tiene la visualización para la práctica de una mente plena. Cuando nos concentramos en estar presentes, es decir, en apreciar con mayor detalle aquello que estamos sintiendo, al permitir que nuestros sentidos se agudicen para reconocer sonidos, olores, figuras, también estamos haciendo Mindfulness.

¿Qué pasa cuando visualizamos? Lo recomendable es que cerremos nuestros ojos para separarnos de distracciones visuales. Es común que nos acompañe la voz de alguien que dirija la visualización. Nuestro cerebro tiene la capacidad de crear espacios, de elaborar experiencias, de formar rostros y siluetas, entre otros, con muchos detalles.

Mindfulness
Foto de Alexandr Podvalny en Pexels.

Esta técnica nos puede aportar mucho si estamos buscando poner nuestra atención en objetivos que queremos se concreten, por ejemplo. También nos permite recuperar un estado de calma frente a alguna emoción, sentimiento o pensamiento que nos esté restando energía.

Con relación al ámbito profesional, si eres un líder de equipo, esta técnica puede acompañarte para momentos clave en tu toma de decisiones. Si la practicas de manera más constante, podrás llegar a identificar cuando se te presentan reflexiones que te sirven para solucionar algún problema y/o que te preparan a nivel de gestión emocional, por mencionar algunos ejemplos.

Es una experiencia con potencialidades, con diversos caminos que pueden abrirse. Recuerda que hay todo un universo dentro de tu mente.

Suelta el control

Detrás de esas dificultades que puedes experimentar cuando intentas conectar con el Mindfulness, está tomar consciencia de que necesitas soltar el control para conseguir relajarte y aprovechar todo aquello que esta práctica puede ofrecerte. A nivel cultural, tenemos la creencia limitante de que debemos funcionar desde el razonamiento, es decir, desde lo cerebral. Así, muchos de nosotros deconectamos mente y cuerpo, por lo que vivimos dentro de nuestra cabeza etapa tras etapa; funcionando de forma incompleta.

Mindfulness
Foto de Gantas Vaiciulenas en Pexels.

El reto está en aprender a reconectarnos con nuestro cuerpo, ya que somos un todo integrado por elementos. Entre estos elementos podemos mencionar las dimensiones principales: mental, corporal, emocional, social. Otra forma de verlo, es que es indispensable vincularnos cada vez mejor con nuestra realidad concreta, de materia, en vez de recluirnos en un mundo puramente conceptual. Si bien hablamos antes de visualizar, esa técnica nos conecta con nuestro autoconocimiento, con valores como el agradecimiento, para encontrar comunicación energética. 

Con el Mindfulness es posible cultivar aún más tu pensamiento positivo y tu calidad humana. Recuerda que tú construyes tu realidad. Para vivir con bienestar y salud, es esencial sentirnos presentes en nuestro continuo crecimiento personal, en el desarrollo de nuestras relaciones interpersonales sanas y en la evolución de nuestros proyectos que van alineados con nuestro propósito de vida.

Podría interesarte: Trabajar siendo concreto (a) y no olvidar cosas importantes.

Mariana Ortíz Loyola estudió las licenciaturas en Historia del Arte y en Comunicación. Cuenta con formación en el ámbito del Desarrollo personal, especialmente en temas de Inteligencia Emocional como el autoconocimiento y el liderazgo. Tiene experiencia como coordinadora, tutora y docente en proyectos educativos y culturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *