10 pasos para empezar a recuperarte de una crisis

10 pasos para empezar a recuperarte de una crisis

¿Cuándo dejaste de creer? ¿Cuándo decidiste que todo estaba perdido? Si resuena contigo experimentar momentos en lo que, de manera constante: calculas los daños, acumulas culpas, aceptas una rutina de pensamientos de queja, soledad, escasez y pérdida. Estás viviendo una crisis. Angela Ojeda es Senior Consultant y Costumer Success Manager de Leaderlix, es experta en Liderazgo y Presentaciones en Público. Además, es co-anfitriona en TED Conferences y TED Circles. En este artículo te compartimos 10 pasos, que ella nos propone, para empezar a recuperarte de una crisis posible. ¡Hoy es el día para hacerlo!

Si encontrándote en ese estado crítico, decides invertir lo único que te queda, que es tu tiempo, en argumentos vacíos dirigidos a anhelos y expectativas que te generaste, es esencial que tomes distancia y elijas transformar esa situación para estar mejor.

Frente a una crisis, acepta que eres perfectamente imperfecto

  1. La vida es cíclica y hay momentos para todo, es hora de creer.

Franz Werfel escribió: “Para el que cree no es necesaria ninguna explicación: para el que no cree, será en vano insistir”. Si te sientes perdido y frustrado, ten presente que a veces el ciclo que vives te está enfrentando a situaciones desagradables, es la situación la que es negativa. Para empezar a recuperarte, el paso número uno es “aprender la lección” y el paso número dos es “aprender sobre tus puntos de mejora”. La vida es cíclica y donde está nuestra atención, está nuestra energía. El trabajo duro no da buenos resultados si no existe la creencia de que viene algo mejor y si no confías en ti. La única manera de hacer cosas increíbles, es “creer que puedes hacer cosas increíbles”.

2. Entiende que eres humano y por lo tanto vulnerable.

Nuestra naturaleza humana se verá siempre tentada a pensar en lo negativo. Somos vulnerables porque somos humanos. Necesitamos desaprender la creencia limitante que hemos integrado con respecto a la vulnerabilidad, puesto que nos han dicho que es una señal de debilidad. En realidad, ser vulnerable es nuestra mayor fortaleza. ¿Por qué? Porque es en momentos en lo que nos permitimos sentir nuestras emociones y situaciones críticas, que comprendemos que podemos ser valientes frente a cualquier desafío que enfrentemos.

Enfrentar crisis
Foto de RODNAE Productions en Pexels.

3. Somos creadores de nuestras soluciones y oportunidades.

En tiempo de crisis, es vital crear. Deja ir lo perdido e invierte tu tiempo, con disciplina, en desarrollar tu capacidad creadora. Redefine tu “qué”, para que tu “cómo” llegue solo. 

Naciste con recursos extraordinarios, tu verdadero potencial es ilimitado, eres capaz de generar tus propias soluciones y oportunidades, usa ese poder.

4. No será sencillo, pero sí, que será posible.

Salir de una crisis es una tarea muy complicada, pero siempre posible. Son las crisis las que nos vuelven “conscientes”. Para vivirlo, necesitamos estar presentes y actuar en nuestro “ahora”. Deja de “hacer lo posible” para “hacerlo posible”.

Empieza a recuperarte de una crisis desde la confianza en ti mismo

5. Ten paciencia.

Estamos acostumbrados, sobre todo en esta época en la que vivimos, a que obtengamos de manera inmediata aquello que deseamos. En cambio, es indispensable identificar al tiempo como un aliado en cada etapa que vives. Todo llega en el momento justo, no podemos forzar una situación, no es algo que esté bajo nuestro control. La paciencia es una virtud que necesitamos en nuestra vida, ejercitarla es parte clave de estos 10 pasos para empezar a enfrentar una crisis. 

6. Escribe tu problema detalladamente y crea un plan para corregirlo.

Basta de improvisar y reaccionar como un bombero, lanzando agua hacia las llamas ya encendidas. Toma lápiz y papel y siéntate a diseñar la solución, dibuja el mapa de reparación de los daños y esfuérzate en crear un plan para recuperar lo perdido.

Enfrentar crisis
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels.

7. Termina con el auto sabotaje constante.

No te permitas pensamientos de pérdida, identifícalos y reemplázalos con gratitud. Sé agradecido, cuenta aquello que está en tu vida, tus dones y talentos, eres sensacional.

Tu capacidad no tiene límite alguno. Elige transformar tu pensamiento para que lo positivo tenga mayor cabida.

En esta vida hay luces y sombras pero la clave está en apreciar sus matices. 

8. Libérate de complejos.

Saca de tu cabeza el complejo de “común y corriente”, por que eres especial. Punto. La única comparación que puedes hacer es contigo mismo. No es posible que te midas con la misma regla de otros. 

9. Organízate y crea tu rutina diaria.

Date la oportunidad de hacer lo correcto y planifica cada hora, cada día, cada semana, cada mes, cada año y ejecuta el plan en pequeñas acciones repetidas con disciplina día tras día. Crea listas de cosas por hacer, que te apasionen, que te inspiren en realidad y empieza a ejecutarlas una a una. Conocer por adelantado las tareas que te esperan, te permite mantenerte alerta y te prepara al activar tus sentidos productivos y te ayuda a identificar cuándo dar lo mejor de ti. Este es un paso a destacar entre esos 10 pasos para empezar a recuperarte de una crisis, ya que demuestra el valor que tiene todo proceso de autoconocimiento.

10. Rodéate de la gente correcta, encuentra mentores y aprende.

Busca a gente que haya atravesado por lo mismo que tú y que lo haya superado con éxito. Estudia y aprende ¿cómo lo hizo? Rodéate de gente fuerte y mejor preparada que tú, gente que vive de lo que predica, gente buena y generosa, gente que inspire certeza, gente que conmueva, gente que repare, gente que te saque del peligro, gente alegre que te anime, gente que te motive, gente que te consuele, gente que te cuide, gente que te salve y que te ame incondicionalmente por su fortaleza propia.

Finalmente, recuerda que salir de una etapa crítica es un proceso que puede tomar años, disfruta del panorama. Estos 10 pasos para empezar a recuperarte de una crisis, van alineados con tu camino de autoconocimiento, tu gestión emocional y tu enfoque en trabajar en ese pensamiento positivo. Las crisis son geniales oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Las grandes cosas llegan solas siempre que hagas las pequeñas con disciplina, amor, pasión y generosidad.

Podría interesarte: Mindfulness.

Mariana Ortíz Loyola estudió las licenciaturas en Historia del Arte y en Comunicación. Cuenta con formación en el ámbito del Desarrollo personal, especialmente en temas de Inteligencia Emocional como el autoconocimiento y el liderazgo. Tiene experiencia como coordinadora, tutora y docente en proyectos educativos y culturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *